PAAKAT: Revista de Tecnología y Sociedad
Documento sin título

Paakat. Revista de tecnología y sociedad

Jóvenes y tecnología: nuevas formas
de socialización

 Año 3, número 4, octubre 2012-marzo 2013.

ISSN: 2007-3607

 

The Wall
La Presentación de la persona en Facebook

Recibido:28-02-2013
Aceptado para su publicación: 11-03-2013

 

Atilano Morales Julián1

julianatilano@hotmail.com

Flacso, sede México

 

Índice del artículo

Resumen
El Vínculo micro-macro: una aproximación teórica del anclaje Goffmaniano
¿Tienes face?: La presentación de la persona en Facebook
Conducta del actor (puesta en escena)
Forma en la que se presenta. (En cuanto a su personaje)
Situación. (Contexto)
Reflexiones finales
Referencias

Resumen

El presente texto, pretende analizar cómo se da la presentación de la persona, desde el enfoque de Erving Goffman, en la red social virtual Facebook; ya que se considera y desarrolla en el texto que, en dicha red social, se construye una extensión de la persona.

Este planteamiento parte de la distinción y construcción del vínculo micro-macro como punto de anclaje, hasta detenerse en el enfoque del autor canadiense.

En la segunda parte del texto, mediante categorías de la obra de Goffman, principalmente de su libro La presentación de la persona en la vida cotidiana, vamos a relacionarlas con distintas interacciones observadas en Facebook, para mostrar que la interacción cara a cara se puede dar desde lo on-line.

Al término del texto, cierro con algunas reflexiones provenientes del análisis, que van desde las limitaciones de un tipo de interacción virtual hasta la importancia de abrir la investigación sociológica a un espacio sinuoso para ella.
Palabras clave: Erving Goffman, Facebook, Microsociología.

Abstract

This paper aims to analyze how the appearance of a person is shown, from the viewpoint of Erving Goffman, in the virtual social network Facebook, since it is considered and developed in the text, that in this social network, an extension of the person is built up.

This approach commences from the distinction and construction of a micro-macro link to anchor in the Canadian author's approach.

In the second part of the text, based on the categories of Goffman's work, especially in his book The Presentation of Self in Everyday Life, they will be related to different interactions observed in Facebook, to show that face to face interaction can be given on-line.

The text closes with some thoughts from the analysis, ranging from the constraints of a type of virtual interaction to the importance of sociological research open to a winding pathway for sociology itself.
Keywords: Keywords: Erving Goffman, Facebook, Microsociology.

El Vínculo micro-macro: una aproximación teórica del anclaje Goffmaniano

La dicotomía de lo micro-macrosociológico vista como una distinción analítica ha generado un vínculo, desde la teorización sociológica una cuestión específica y firmemente establecida. Sin embargo, la historia de esta dicotomía no es nueva y mucho menos tersa, en un primer momento fue un tema espinoso que parte de cuestiones filosóficas envueltas en conflictos políticos y sociales, dando lugar a feroces disputas maniqueas.

Fue el anclaje de lo micro-macro en el ámbito de las ciencias sociales, en la construcción y búsqueda de una sociología como disciplina científica lo que generó que ese conflicto se comenzara a dilucidar y pasará a enfocarse dicho debate “en si la acción era racional o interpretativa y si el orden social era negociado entre los individuos o impuesto por fuerzas colectivas emergentes” (Alexander, J; Giesen, B, 1994:9).

Siguiendo esta línea, pero sin adentrarme en la historia que enmarca el debate micro-macro, no porque no lo considere importante sino porque no es el objetivo del presente texto, daré un salto entre discusiones, del periodo posclásico, políticas, filosóficas, explicativas que pusieron en duda los límites de la sociología como una disciplina científica; para comenzar a partir de Talcott Parsons: en el vínculo micro-macro o en la idea de una teorización sociológica a partir de estos enfoques.

A mediados del siglo XX, Parsons desarrolla el vínculo micro y macro, mediante una combinación entre los dos representantes más importantes de dicha división, Freud y Durkheim.

Durkheim había desarrollado una teoría del orden colectivo que implicaba que debía introducirse este orden en las cabezas de los individuos; su teoría cojeaba, sin embargo debido a que era incapaz de describir de manera convincente a estos individuos interpretadores. Freud, había demostrado que los individuos interpretadores y modelados, que sienten, están formados por internalizaciones de objeto del mundo exterior; en su trabajo explícitamente sociológico, empero intentó explicar este mundo externo como si fuera sólo la proyección de la personalidad (Alexander, Giesen, 1994:34).

Sin embargo, en otros términos la forma en que Parsons logra la formulación del vínculo micro-macro es, a partir de la demostración con detalle empírico sistemático en que la personalidad del individuo y lo que ella conlleva, desarrollo afectivo y cognoscitivo, depende de estructuras de grupo.

Él lo ejemplifica con la cultura del ambiente y la ecología de un actor, lo cual estructuran sus respuestas, sus pensamientos, sus preguntas, en concreto: “Estas respuestas, que son macro desde la perspectiva de la personalidad, entran en el mundo perceptual del actor, o microambiente. Después de ser mediadas por estructuras de personalidad preexistentes, se tornan nuevas partes de la personalidad. Lo macro se ha convertido, por lo tanto en micro”. (Alexander, Giesen, 1994:35)

Este vínculo generó el concepto de “función”2 en su obra y propició una serie de trabajos a partir de sus postulados por distintos autores.

Sin embargo, la conceptualización que hace Parsons de lo micro-macro continuó siendo limitada al no poderse desprender de la siguiente alternativa: “los individuos socializados reproducen a la sociedad al traducir el ambiente social existente en un microámbito” (Alexander, Giesen, 1994:24). De tal forma y como comenta Alexander y Giesen, Parsons se equivoca al pensar que el propio concepto de contingencia podía ser remplazado únicamente por el individuo relativamente socializado, concreto.

Es en los años sesenta y hasta los ochenta, cuando la teorización sociológica en los Estados Unidos corta con el vínculo micro y macro de Parsons. Para dar paso a la revolución de la microsociología y a autores como Homas que considera “que el comportamiento de los <individuos reales> estaba separado completamente de las estipulaciones de las normas” (Alexander, Giesen, 1994:39) o como Blumer, quien acuña el nombre de Interaccionismo Simbólico para referirse a la línea de investigación sociológica y sociopsicológica que tiene como principal objeto de estudio: “los procesos de interacción –acción social que se caracteriza por una orientación inmediatamente recíproca–, y las investigaciones de estos procesos se basan en un particular concepto de interacción que subraya el carácter simbólico de la acción social” (Joas, 1990:114).

En esa misma corriente proveniente de la Escuela de Chicago, llegamos al autor que nos interesa como eje de nuestro análisis, Ervin Goffman, quien se convierte en el teórico empírico más importante en ese movimiento.

Goffman viene de la microsociología posparsoniana, y da importancia a los símbolos, signos y gestos en la conformación del orden social. De tal forma que el sentido de nuestras acciones comprende una situación, además la acción social es ante todo un proceso en el cual están implicados tres3 elementos centrales.

  • Conducta de un actor (Es vista como puesta en escena).
  • Forma en la que se presenta (En cuanto a su personaje).
  • Situación (Contexto).

Con estos tres elementos centrales pretendo analizar la interacción que se genera en la red social virtual Facebook, vista desde las categorías empleadas por Goffman. Además de registrar hasta qué punto se pueden vincular dichas categorías que parten de la interacción cara a cara con el mundo virtual.

¿Tienes face?: La presentación de la persona en Facebook

Goffman es presentado como un sociólogo original; la relación de su vida privada con el arte, específicamente el teatro, le dio una mirada capaz de relacionar, pero principalmente explicar, la acción y la vida social con la perspectiva teatral.

Sin detenernos en conocer cuestiones técnicas de Facebook, Internet, número de cibernautas, horas de uso, edad, género, etc., analizaremos cómo cada cara4 , cada perfil en dicha red social se adecúa a las categorías utilizadas por Goffman.

Es importante explicar que el perfil en Facebook, es la cara para Goffman y se logra mediante la obtención de una cuenta. Para obtenerla y utilizar el servicio de Facebook se tiene que contar con un correo electrónico y llenar un formulario en donde se solicita nombre, apellido, sexo, fecha de nacimiento y se usa una contraseña para el acceso.

De esa forma se crean los primeros rasgos, a lo lejos un rostro difuminado que gradualmente se comienza a observar al igual que los gestos y el cuerpo, a través de una serie de opciones, las cuales permiten subir fotografías, vídeos, textos, imágenes, compartirlas con otros o recibir las de otros, todo gracias a la construcción de una red tejida por cada uno de los participantes, Emanuel Castells le llama Sociedad Red.

Así observamos que la interacción cara a cara de Goffman, se puede hacer de manera virtual, es decir, existe en la red social una extensión de la persona, debido a que cada perfil en Facebook existe por un individuo que lo construye.
Esta interacción no fue registrada por Goffman, debido al desconocimiento del mundo virtual, pero no de la comunicación a distancia, la cual ya existía con el teléfono pero era comunicación por medio del lenguaje hablado y a diferencia del teléfono, en un perfil de Facebook se puede construir y/u observar una fachada sosteniéndose de fotos, textos, vídeos, gustos y preferencias entre otras cosas; es así que el perfil tiene una cara que puede comunicarse, generando la interacción cara a cara virtual.

Una pregunta que considero relevante para entender con mayor precisión la escenificación teatral dentro de Facebok es, ¿quién es el público de cada individuo?, ya que la actuación está en función del público, ya lo decía Borges: "No siempre quienes hablan uno con otro hablan de hecho entre sí; cada cual habla para sí y para el patio de butacas que los escucha. Dos monólogos no constituyen un diálogo".

Ese público, nos lleva a pensar por qué para muchas personas es incómodo o inhibe ciertas posibles acciones el tener de contacto a una persona con la cual la idealización y fachada es distinta a la que habitualmente exponemos, es decir, el hecho de tener como contacto a un cliente o socio para un negocio, al párroco del barrio o el profesor, para algunos podría limitar ciertas acciones, actitudes; sin embargo, la respuesta es, porque el primer paso para confabular esta red de amigos es enviar o recibir una invitación para estar en contacto, y es en ese momento en donde comienza una puesta en escena, ya que el no hacerlo, el no aceptar la invitación podría generar tensión en la vida no virtual.

Conducta del actor (puesta en escena)

En este punto partiré con el apartado uno del libro, La presentación de la persona en la vida cotidiana, publicado en 1959. Lo cual me permitirá entretejer el hilo conductor de presente texto:

Cuando un individuo desempeña un papel, solicita implícitamente a sus observadores que tomen en serio la impresión promovida ente ellos. Se les pide que crean que el sujeto que ven posee en realidad los atributos que aparenta poseer, que la tarea que realiza tendrá las consecuencias que en forma implícita pretende y que, en general, las cosas son como aparentan ser. De acuerdo con esto, existe el concepto popular de que el individuo ofrece su actuación y presenta en función <para el beneficio de otra gente>. (Goffman, 1959:29)

Sin embargo, es probable que el actor no tenga la intención o no le interese las creencias de su público, lo cual en términos de Goffman lo convertiría en cínico. Por otro lado está el individuo convencido y cree en la impresión que fomenta su actuar, denominado como sincero.

Es así que el individuo en todo momento interpreta un actuar5, ya sea que tenga interés en mostrar algo o no, es decir, aunque sea cínico o sincero hay una actuación que personifica en cualquier circunstancia o escenario, en el caso de la interacción en Facebook sucede lo mismo, hay actores cínicos o sinceros.

Por otro lado el individuo crea una fachada que Goffman define como “la dotación expresiva de tipo corriente empleada intencional o inconscientemente por el individuo durante su actuación” (Goffman, 1959: 34). Esta fachada está compuesta por el medio (setting), que incluye mobiliario, el decorado, trasfondo escénico. De esa manera, el perfil que se ha generado en la red social virtual sería la fachada, debido a que es todo aquello que complementa al actor y que está dotada de signos, en este caso podría ser desde el lenguaje utilizado, la forma de expresión o los gustos que se puedan expresar virtualmente, como el hecho de hacerse fan de una página dentro de Facebook que exprese algún posicionamiento.

La principal fachada y presentación es la fotografía que el individuo muestra en su perfil, debido a que hay una carga simbólica de fondo, en el sentido semiótico y además de la racionalidad que previamente hubo para colocarla.

También hay un apartado en donde se puede poner idiomas hablados, escolaridad, empleos, estado civil, lo cual, construye en esa fachada un perfil que muestre si esa persona tiene hijos o no, estudia o trabaja, es soltera o casado y el tipo de empleo que tenga, para así revelarse ante un público y componer una apariencia 6.

Por otra parte, el actuante se muestra ante el público mediante sus modales7 en la interacción con otros individuos, esto es parte de la fachada. Por ejemplo, el actor en medio de una interacción virtual puede ser ofensivo, arrogante, humilde, agresivo, infantil, etc. De esa forma los demás actores implicados en la interacción sabrán la manera de comportarse ante determinados modales. Una situación concreta es cuando un actor escribe en su muro alguna reflexión o se posiciona ante un tema y otro actor contesta de manera agresiva contra aquel posicionamiento, generando así una infinidad de implicaciones, asimismo, cuando en vez de modales agresivos hay modales sumisos o amistosos.

Sin embargo dice Goffman que, la apariencia se puede contradecir con los modales “como cuando el actuante que parece ser de condición superior o su auditorio actúa de una manera inesperadamente igualitaria, o íntima, o humilde, o cuando un actuante que lleva vestidos correspondientes a una posición elevada se presenta a un individuo de estatus más elevado” (Goffman, 1959:37).

Lo mismo sucede en Facebook, la fachada, por ejemplo pudo haber sido construida de alguna forma, con fotografías, textos, símbolos que mostraran una actitud parsimoniosa o amigable del actuante con el medio ambiente, y en algún momento resultó que un contacto8 subió una foto en donde el actor ambientalista aparece quemando papeles o en donde se expresa a favor de la construcción de una presa.

Estas contradicciones pueden ser entendidas porque también la fachada se convierte en una representación colectiva y en una realidad empírica por derecho propio. Goffman dice que:

Cuando un actor adopta un rol social establecido, descubre por lo general, que ya se le ha asignado una fachada particular. Sea que su adquisición del rol haya sido motivada primariamente por el deseo de representar la tarea dada o por el de mantener la fachada correspondiente, descubrirá que debe cumplir con ambos cometidos. (Goffman, 1959: 39)

De esa forma, si la fachada ha sido impuesta o construida colectivamente y los modales se contrapongan por una cuestión de incompatibilidad, el actor puede seguir con esa puesta en escena. Por ejemplo, el caso de un profesionista que trabaja en una editorial y se roba los libros en exposiciones o ferias.

Lo anterior está relacionado con la realización dramática que Goffman representa de la siguiente forma:

Mientras encuentra en presencia de otros, por lo general el individuo dota a su actividad de signos que destacan y pintan hechos confirmativos que de otro modo podrían permanecer inadvertidos y oscuros. Porque si la actividad del individuo ha de llegar a ser significante para otros, debe movilizarla de manera que exprese durante la interacción lo que él desea transmitir. (Goffman, 1959: 42).

Entonces la intención es transmitir lo deseado, es decir, tener éxito y en la fachada es el objetivo, transmitir algo deseado. También se cuida la imagen, al no mandar la información que queramos, es decir, que no resulte exitosa puede provocar inclusive la pérdida de reputación de un actor.

Forma en la que se presenta. (En cuanto a su personaje)

“Un individuo ha de expresar estándares ideales durante una actuación, tendrá entonces que abstenerse de la acción que no es compatible con ellos o encubrirla” (Goffman, 1959:53), en este caso en Facebook puede ser sencillo ese encubrimiento, porque encubrir sería el no mostrar, por ejemplo, si un individuo está a favor del aborto y en su red de contactos tiene principalmente a personas que están en contra del aborto y además comparten intereses, estos podrían verse afectados a partir de un encuentro entre posiciones antagónicas, lo que limitaría al individuo a subir fotografías de un acto político o hacer comentarios o publicar imágenes que hagan alusión al aborto.

Respecto a la idea del “mantenimiento del control expresivo” que Goffman plantea en La presentación de la persona en la vida cotidiana (1959), se hace referencia al entendimiento de que el público en ocasiones puede ser escéptico y considerar que hay una farsa en la puesta en escena, también cuando el público es afín pero que en algún momento de la interacción puede ser momentáneamente perturbado, debido al descubrimiento de una discrepancia insignificante o significante según sea el caso. Esta discrepancia se da porque el actor ha construido una forma oficial que presenta ante el público y realiza una acción que es ajena al marco de las acciones que han formado lo oficial.

Es difícil que en esta red social virtual se pierda el “control expresivo” mediante “hechos inoportunos” (Goffman, 1959: 65), los cuáles Goffman los agrupa en tres categorías:

  • En primer lugar, un actuante puede transmitir de manera accidental incapacidad, incorrección o falta de respeto al perder momentáneamente control muscular de sí mismo. Puede resbalar, tropezar, caerse; puede eructar, bostezar, cometer un lapsus linguae, rascarse o tener flatulencias; puede, accidentalmente, chocar con el cuerpo de otro participante.
  • En segundo lugar, puede actuar de modo de transmitir la impresión de que está demasiado ansioso por la interacción o desinteresado de ella. Puede tartamudear, olvidar su parte, aparecer nervioso, culpable o afectado; puede tener inapropiadas explosiones de risa, ira u otras reacciones que momentáneamente lo incapacitan como interactuante; puede mostrar una participación o un interés excesivos, o demasiado superficiales.
  • En tercer lugar, el actuante puede permitir que su presentación adolezca de una inadecuada dirección dramática. Y el medio puede no estar en orden, o haber sido preparado para otra actuación, o haberse desarreglado durante ella; contingencias inesperadas pueden causar una regulación incorrecta del tiempo de llegada o partida del actuante o provocar silencios embarazosos durante la interacción.

Es así que la poca dificultad de que se pierda el control expresivo en la interacción dentro de la red social virtual, es porque dentro de las categorías que acabamos de señalar se dan en su mayoría por una cuestión espontanea, del uso del físico y en un escenario abierto, es decir, en el marco de Facebook no se observan los tropiezos, bostezos, el choque con el cuerpo de otro, ansiedad explícita, tartamudeo, etc.; sin embargo, sí es posible la categoría tres, en donde puede presentarse una escena inadecuada, es decir, que adolezca de una dirección dramática el actor, por ejemplo él puede haber sido etiquetado9 en una fotografía en donde aparezca en una fiesta o reunión, el día que él le había dicho a otro miembro de su red que estaría en otro lugar.

También el actor puede estar sin la dirección dramática en algún comentario que aparezca en su muro, el cual por alguna razón incomode su forma oficial y que además esté socialmente presionado a responder o salir avante.

Situación. (Contexto)

La situación en Facebook está acotada, las situaciones no son tan variadas e infinitas como en la arena no virtual, es decir, las interacciones están supeditadas a la intencionalidad y no a situaciones fortuitas, a diferencia de lo offline, en donde se puede interactuar con un individuo que de manera casual se encontró en un parque o en un centro comercial.

En el contexto de la interacción puede haber subcontextos y esos si son indistintos con opción a presentarse de cualquier manera, es decir, dentro de un contexto que es lo virtual y que existe la intencionalidad en la interacción, el subcontexto es la situación que enmarca la interacción; por ejemplo, un subcontexto podría ser entrar muro de algún contacto para participar en una discusión referente a un tema polémico, también podría ser enviar una invitación a una serie de amigos o ver un vídeo que algún contacto subió, es decir, el subcontexto es el lugar donde se da la interacción.

Reflexiones finales

La tarea de relacionar el enfoque de Goffman con Facebook, nace de la teatralidad que se encuentra en dicha red social virtual, la cual es construida mediante individuos. Es decir, los perfiles de Facebook son extensiones de los individuos, en donde pueden y de hecho se hace, maquinar una serie de actitudes, modales, fachadas que muestren algo ante una audiencia o público. Ese público puede ser homogéneo o heterogéneo lo que genera que la puesta en escena modifique las características empleadas en lo no virtual, es decir, hay poca posibilidad de hacer distinciones dramatúrgicas entre segmentos de públicos, ya que el perfil mostrado está expuesto a toda la red de contactos.

Es verdad que recientemente uno puede modificar la privacidad de su cuenta, es decir, hacer que no todos vean los contenidos o información que uno muestra en general, sin embargo la teatralidad continúa ante los ojos de quien sí puede ver lo que uno desea mostrar.

En esta parte me parece importante reflexionar referente a lo siguiente, si bien el perfil de Facebook como dije es, una extensión de la persona, puede ser altamente modificada, por ejemplo uno puede construir la fachada y tener modales de una persona que sea completamente distinta a lo que en verdad se es. Por ejemplo, se puede construir un estatus social, lo que implica que en lo virtual la división de clases se desvanezca en cierta medida, ya que no hay limitantes para que exista interacción entre cualquier persona, sin olvidar, los limitantes de lenguaje, es decir, difícilmente una persona de nacionalidad japonesa podrá interactuar con un cubano cuando ninguno de los dos habla un idioma en común.
Una de las limitantes que tiene la interacción en Facebook es que está supeditada a las normas de intereses empresariales, lo que provoca también que el contexto de las interacciones sea uno, es decir, se percibe como una especie de trenza de cabello, en el sentido que los individuos parten de lugares distintos, situados en una misma plataforma y en un momento se entrelazan o interaccionan a un nivel más compacto.

Dentro de Facebook el orden se da no de las interacciones, si no de sus normas, inclusive por distintas razones un actuante puede ser dados de baja de la red social virtual. Por otra parte, la comunidad virtual puede denunciar actos que considere indebidos ética o moralmente y los administradores darán de baja a esa persona.

En este momento es difícil relacionar las categorías de Goffman y más adaptarlas con las interacciones del mundo virtual, en este caso con Facebook, sin embargo, se debe comenzar a desarrollar el análisis que dé explicaciones a esta nueva interacción en lo virtual, ya que los pasos son largos y el camino aún difuso.


Referencias

Alexander, J., B. Giessen, R. Munch y N. Smelser (comp.). (1994.) El vínculo micro-macro. México: Universidad de Guadalajara-Gamma Editorial.

Castells, E. (2002). La era de la información. Vol. I. La sociedad red. México: Siglo XXI editores.

Goffman, E. (1971). La presentación del yo en la vida cotidiana. Buenos Aires: Amorrourtu.

Goffman, E. (1970). El ritual de la interacción. Buenos Aires: Editorial Tiempo Contempóraneo.

Parsons, T. (1968). La estructura de la acción social. Madrid: Ediciones Guadarrama.

Winkin Y. (1991). Erving Goffman, Los momentos y sus hombres: Textos seleccionados y presentados. España: Paidós.


1Sociólogo por la Universidad de Guadalajara, estudió incidencia y comunicación política en la Escuela Complutense Latinoamericana, obtuvo el segundo lugar del certamen estatal Ensayo Político 2011, organizado por el IEPC Jalisco, actualmente estudia la maestría en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) sede México. Twitter: @julianudg.
2Las funciones son traducciones de demandas macro, ambientales, en el nivel del comportamiento individual. (Alexander, 1994).
3Estos cuatro elementos centrales es un aportación esquemática y ejemplificativa para nuestro análisis.
4Goffman en El ritual de la interacción define el término cara como el valor social positivo que una persona reclama efectivamente para sí por medio de la línea que los otros suponen que ha seguido durante determinado contacto. La cara es la imagen de la persona delineada en términos de atributos sociales aprobados, aunque se trata de una imagen que otros pueden compartir, como cuando una persona enaltece su profesión o su religión gracias a sus propios méritos.
5Goffman utiliza el término actuación para referirse a toda actividad de un individuo que tiene lugar durante un período señalado por su presencia continua ante un conjunto particular de observadores y posee cierta influencia sobre ellos.
6Para Goffman, la apariencia se refiere a aquellos estímulos que funcionan en el momento de informarnos acerca del estatus social del actuante. Estos estímulos también nos informan acerca del estado ritual temporario del individuo, es decir, si se ocupa en ese momento de alguna actividad social formal, trabajo o recreación formal, si celebra o no una nueva fase del ciclo estacional o de su ciclo de vital.
7Con modales nos referimos a aquellos estímulos que funcionan en el momento de advertirnos acerca del rol de interacción avecina.
8Contacto es todo aquel individuo que pertenezca a tu red de amigos en Facebook.
9La palabra “etiqueta” o ser “etiquetado” en Facebook se refiera a la acción que realiza algún contacto de la red personal del actor, cuando marca una fotografía, texto, imagen o cualquier otra cosa que se pueda presentar en la red; la cual aparecerá el en muro del actor.
Muro en Facebook es la fachada de la persona, lo primero que se ve pero que tiene la intencionalidad de ser mostrado. Ahí aparece todo lo que se ha publicado cronológicamente, así como la información y fotografía del perfil.






PAAKAT: Revista de Tecnología y Sociedad, año 11, número 21, septiembre 2021 - febrero 2022, es una publicación electrónica semestral editada por la Universidad de Guadalajara, a través de la Coordinación de Recursos Informativos del Sistema de Universidad Virtual. Av. La Paz 2453, Col. Arcos Sur, CP 44140, Guadalajara, Jalisco, México. Tels. 33 32 68 88 88 y 33 31 34 22 22, ext. 18775. Dirección electrónica: http://www.udgvirtual.udg.mx/paakat/index.php/paakat. Correo electrónico: paakat@udgvirtual.udg.mx. Editor responsable: Dr. Lázaro Marcos Chávez Aceves. Número de Reserva de Derechos al Uso Exclusivo del Título de la versión electrónica: 04-2011-111117155600-203, e-ISSN: 2007-3607, otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Sistema de Universidad Virtual, José Antonio Amaro López. Fecha de la última modificación: 26 de agosto de 2021.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación.

 

 

 

 

 

 



Esta obra está bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.