Apertura. Revista de innovación educativa‏
Apertura 14

Educación a distancia: una propuesta de estudios para alumnos que comienzan su servicio social

María del Rocío Ruiz Méndez

Universidad del Valle de México

 

 

RESUMEN

El artículo aborda la actual función del servicio social y algunos problemas que los alumnos presentan al cumplir con éste en la educación superior en la Universidad del Valle de México, institución que establece en su modelo educativo el pilar aprender a emprender; por ello, se hace pertinente incluir esta práctica (el servicio social) en el currículo a través de la educación a distancia, con un ambiente virtual de aprendizaje que funcione como un medio para registrar las experiencias laborales que los alumnos adquieren, los libere de las limitaciones de tiempo y espacio, y propicie el aprendizaje individual y grupal. Los docentes serían tutores y facilitadores que acompañen proyectos diseñados que guíen esta participación estudiantil. Se reconoce que la educación a distancia fomenta el desarrollo de competencias útiles a los alumnos en el ejercicio profesional y que los conocimientos se adquieren en contexto y vinculación con los sectores públicos y privados. Finalmente, se exponen algunas propuestas en este sentido.

 

Palabras clave:
Servicio social, educación a distancia, educación superior, aprender a emprender, competencias, Universidad del Valle de México.

 

INTRODUCCIÓN

En este ensayo se propone repensar la idea de incluir el servicio social en los currícula de las carreras (licenciatura e ingeniería) de la Universidad del Valle de México (UVM) en los últimos semestres, o bien, en las últimas asignaturas, mediante una propuesta de educación a distancia (EaD).

Una propuesta de EaD permitiría un seguimiento a las actividades que los estudiantes realizan en el servicio social; involucraría a los docentes como supervisores de los proyectos de servicio social en calidad de tutores y facilitadores; evaluaría el impacto real de esta práctica; recuperaría los conocimientos de los estudiantes en su vinculación con los sectores públicos y privados; establecería objetos de aprendizaje; y evaluaría el impacto académico y social de los proyectos de servicio social.

Para ello, se definen, en primer lugar, los problemas planteados sobre el servicio social en las universidades y en las instituciones de educación superior (IES); en seguida, se contextualiza con el caso de la UVM; y por último, se formulan algunas propuestas sobre cómo se podría incorporar el servicio social a la EaD.

 

EL SERVICIO SOCIAL EN LAS UNIVERSIDADES Y EN LAS IES

El servicio social es una actividad que realizan actualmente los estudiantes de educación superior como parte de los requisitos de titulación. Los artículos 52 y 55 de la Ley Reglamentaria del artículo 5° constitucional establecen que es la acción que, por ley, deben cumplir, en beneficio de la sociedad, todos los estudiantes y pasantes de las instituciones educativas que requieren título para ejercer su profesión.

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES),1 en su documento Programa Nacional de la Extensión de la Cultura y los Servicios, aprobado en la XXX sesión ordinaria de la Asamblea General de la ANUIES, en su punto 9.8 de la estructura de la función, expone los estudios efectuados por la Comisión Nacional de Servicio Social, en los cuales se han identificado características que definen el servicio social como "… una estrategia de la educación superior que incide, por una parte, en el desarrollo social, especialmente en regiones altamente marginadas y, por la otra, en la formación académica del estudiante y en la construcción de los valores necesarios para la convivencia y la democracia".

En este sentido, se debe hacer hincapié en que son mínimas las propuestas que se generan en regiones altamente marginadas, problema que no es el punto de este trabajo, pero que es un tema que podría ser un proyecto de EaD.

A propósito del documento de la ANUIES, es relevante tomar a manera de resumen las principales funciones del servicio social; es de carácter social, por vincular a las instituciones de educación superior con los diferentes sectores de la sociedad para contribuir a dar solución a situaciones generadas por la marginación; académico, porque contribuye a la educación integral del estudiante al propiciar que éste aplique los conocimientos adquiridos en la realidad; de naturaleza, porque es una actividad de extensión y difusión del conocimiento, la ciencia y la cultura, a su vez que relaciona al estudiante con la sociedad, y ésta recibe un beneficio directo; institucional, porque permite a las instituciones educativas de nivel superior actualizar sus planes y programas de estudio, y porque conoce requerimientos del mercado de trabajo y las prioridades de desarrollo del país; y de vinculación, porque contribuye a la confirmación del sentido social de la universidad, a una mayor pertinencia y a lograr un reconocimiento social más amplio.

Aun así, según estudios de la Comisión de Servicio Social de la ANUIES, hay algunos problemas que se deben analizar para ofrecer alternativas de solución; no se hará referencia a todos en este documento, sino sólo aquellos que son de interés para el tema:

  • En las IES, en su mayoría, la coordinación del servicio social es una actividad administrativa desvinculada por lo general de la administración académica y de los currícula de las diversas carreras.
  • En pocos programas educativos de nivel superior se ha integrado el servicio social en los currícula; por lo tanto, en la mayoría de los casos se carece de objetivos de aprendizaje explícitos.
  • Los programas de servicio social no necesariamente orientan sus acciones con base en problemas prioritarios. Actualmente, en el orden nacional sólo 20 por ciento de los prestadores se canalizan a programas sociales en zonas prioritarias.
  • En las IES, en su mayoría, no existe una vinculación adecuada entre la formación académica y el conocimiento de la realidad sobre la cual ésta se aplica.
  • En numerosos programas de servicio social se observa una falta de continuidad.
  • Existen pocos programas multidisciplinarios que fomenten la vinculación permanente con los diversos sectores.
  • Faltan mecanismos de evaluación y seguimiento que permitan conocer el impacto académico y social de los programas de servicio social.
  • Numerosos programas de servicio social carecen de un enfoque social claramente establecido, y de mecanismos para evaluar su impacto (ANUIES).

¿Cómo puede la EaD contribuir a solucionar estos problemas? ¿Es posible con el servicio social beneficiar a los estudiantes con una propuesta educativa que les permita administrar sus tiempos? ¿La EaD puede ser un medio para evaluar el impacto del servicio social?

Cuando hemos tenido oportunidad de dar clases en los últimos semestres de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UVM, una preocupación constante de los alumnos es la falta de tiempo para realizar tres funciones principales: tomar clases en el campus, ir a realizar su servicio social, y trabajar; esta última función es en minoría, pero con dos actividades que cumplir en el día se sienten los alumnos saturados de actividades. ¿La incorporación del servicio social como parte de sus clases podría ser una solución?

Para comenzar el servicio social se debe contar con 70 por ciento de los créditos de la carrera que se esté cursando. No así en carreras orientadas a la salud, en las cuales se debe tener 100 por ciento de los créditos.

Este escrito se refiere a aquellos alumnos que, estando a 30 por ciento de terminar su carrera, podrían ver factible cursar asignaturas en línea y, al mismo tiempo, intercambiar sus experiencias de esta práctica mediante la reformulación del plan de estudios, seguimiento y puesta en marcha de proyectos de servicio social, todo dentro del programa educativo de su carrera.

Según el Reglamento General de Servicio Social de la UVM,2 el servicio social se debe cumplir con un total de 480 horas sin remuneración económica, o bien, 960 horas en el caso de que los prestadores cuenten con apoyo económico. El periodo no deberá ser menor de seis meses ni mayor de dos años, con cuatro horas diarias de colaboración en mutuo acuerdo con el jefe.

En nuestra experiencia, comenzar el servicio social provoca en el estudiante inasistencia a clases, no entrega de tareas, cansancio, e inasistencia al servicio social. ¿Cómo podría ayudar la EaD en este sentido? Ésta pudiera ser una alternativa siempre y cuando las acciones realizadas en el servicio social se incluyan como puente en las asignaturas que puedan incorporar a esta práctica. Antes de entrar de lleno a esta idea, en el siguiente apartado se dará contexto a la institución educativa expuesta.

 

LA UVM Y SU MODELO EDUCATIVO, ¿VIABLE PARA INCLUIR A LA EaD?

La UVM inició sus servicios en 1960 con el nombre de Instituto Harvard; en 1968 ya fue nombrada UVM. Actualmente, pertenece a una red de universidades privadas de educación superior, Laureate International Universities;3 ofrece el modelo educativo Siglo XXI, mediante el cual se compromete a formar profesionales de "calidad, competitivos, poseedores de conocimientos, habilidades, competencias, actitud de liderazgo y comprometidos con su actualización permanente".

La filosofía y los valores de este modelo tienen el fin de formar integralmente a profesionales de alto nivel en un marco de valores. Su oferta educativa es de educación media superior, superior y posgrado. La educación superior se compone de licenciaturas, ingenierías y licenciaturas ejecutivas, estas últimas dirigidas a personas mayores de veinticuatro años (oferta educativa que de modo reciente ha incorporado asignaturas en línea). La mayoría de sus programas educativos son impartidos en la modalidad presencial.

El modelo educativo establece los siguientes principios de formación:

Aprender a aprender, el cual consiste en promover la capacidad para adquirir los conocimientos en que se sustentará la labor profesional.

Aprender a ser, que contempla la promoción de valores, actitudes y normas éticas que orientarán el comportamiento e integración social, así como el desempeño profesional de los alumnos.

Aprender a hacer, que trata del desarrollo de habilidades para la aplicación de principios, métodos y tecnologías de manera productiva a lo largo de la carrera profesional.

Aprender a emprender, implica darle al estudiante una visión de negocio en donde cuente con una amplia capacidad de acción para la construcción de redes de ayuda y confianza a través de la efectividad e impecabilidad de su trabajo, sin olvidar el compromiso con la sociedad y el país.

Aprender a convivir, el cual promueve el manejo adecuado de conflictos, liderazgo, legitimación de la alteridad, así como la construcción de redes de ayuda y de espacios de confianza.4 La UVM no está alejada de la EaD: además de ofrecer algunas asignaturas en licenciaturas ejecutivas, también tiene un programa de actualización docente, con cursos, diplomados y estudios de posgrado a través de la red Laureate International Universities con el uso de plataformas (Blackboard).5

La UVM ya cuenta con infraestructura tecnológica y tiene experiencia en la impartición de asignaturas y cursos en línea. No obstante, es un hecho que aún esta práctica no se diversifica a estudios de licenciatura y maestría. De ahí que resulte relevante saber cómo se podría extender esta modalidad de EaD a la estrictamente presencial que tienen en las licenciaturas y dar solución a la situación particular de estudiantes que comienzan a prestar su servicio social.

La UVM ya cuenta con infraestructura tecnológica y tiene experiencia en la impartición de asignaturas y cursos en línea. No obstante, es un hecho que aún esta práctica no se diversifica a estudios de licenciatura y maestría. De ahí que resulte relevante saber cómo se podría extender esta modalidad de EaD a la estrictamente presencial que tienen en las licenciaturas y dar solución a la situación particular de estudiantes que comienzan a prestar su servicio social.

 

LA EaD: UNA PROPUESTA PARA LOS ALUMNOS QUE INICIAN EL SERVICIO

Uno de los pilares que establece el modelo educativo de la UVM se refiere a aprender a emprender, que implica darle al estudiante una visión de negocio en la que cuente con una amplia capacidad de acción para la construcción de redes de ayuda y confianza mediante la efectividad e impecabilidad de su trabajo, sin olvidar el compromiso con la sociedad y el país. Aprender a emprender es, quizás, el pilar educativo que más se aproxima a la formación del estudiante con su estricta vinculación a la empresa; en este sentido, el servicio social es el medio.

La construcción de redes de ayuda y confianza puede reforzarse en entornos virtuales de aprendizaje, a través de comunidades virtuales y foros de discusión. El servicio social es el medio para fortalecer el compromiso con la sociedad y el país. Las modalidades educativas abiertas y a distancia pueden ampliar la formación del estudiante, "liberando a los alumnos de las limitaciones de tiempo y espacio, y ofreciendo mayor flexibilidad en las oportunidades de aprendizaje individual o grupal" (UNESCO, 2002).

Los programas educativos de la UVM comprenden cuatro áreas: área común, área profesional obligatoria, área profesional optativa y área sello. Las tres primeras tienen asignaturas base de la carrera, mientras que la última está orientada a desarrollar en el estudiante el espíritu emprendedor, empresarial y humano.

En el área sello se imparten materias como Habilidades de interacción; Liderazgo; Habilidades de negociación; Identidad e imagen; Habilidades de influencia; Comunicación efectiva; Desarrollo humano; Formación cultural; Visión global; Calidad; Prospectiva; Desarrollo emprendedor; y Responsabilidad social, entre otras.

Estas asignaturas podrían ser candidatas para reformularse en los planes y programas de estudio con miras a la eficacia del servicio social; propiciar prácticas académicas vinculadas a las experiencias de los estudiantes sobre el servicio social; y producir un medio como repositorio de aprendizajes vivenciales y reales provocados en el momento; así, los estudiantes ampliarán su conocimiento a su aplicación práctica en los sectores privados y públicos, al compartir lo que ven y hacen, orientados por sus pares y docentes. Lo anterior, en el marco del Reglamento de Servicio Social de la UVM, que tiene por objeto "dar oportunidad a los prestadores de aplicar en el ámbito profesional los conocimientos, habilidades, actitudes y valores adquiridos por la Universidad" (2010).

Al crear un ambiente virtual de aprendizaje se usan herramientas como foros, wikis o chats, las cuales fomentan la cooperación, la colaboración y el intercambio; así, se abriría una comunidad de alumnos en servicio social que intercambian sus saberes a la par que se vinculan con las fuerzas productivas del país.

La diversidad sería cuantiosa, ya que el servicio social se puede realizar tanto en sectores productivos, empresariales y sociales, como de carácter público y privado. La UVM posee una red de bibliotecas que ofrece Ebooks, bases de datos de revistas especializadas, periódicos y libros, que bien se podrían relacionar con el entorno virtual de aprendizaje.

En América Latina, nos dice Mena (2004, p. 33, citado por Pastor, 2005), se está profundizando en las experiencias basadas, por un lado, en el aprendizaje cooperativo y, por otro, en la cooperación institucional para compartir los recursos de información a través de las ciberbibliotecas, para la utilización de plataformas tecnológicas comunes y centros tecnológicos regionales hasta llegar a la figura integral del consorcio.

Los estudiantes que realizan su servicio social podrían verse beneficiados con el uso del tiempo, sin dejar de lado que se deberá revisar a los sujetos que estarían implicados en esta innovación educativa: asignaturas en línea para estudiantes que estén cumpliendo su servicio social, como bien señala Pastor (2005): "La incorporación de nuevas tecnologías en los centros educativos debe examinarse considerando a los sujetos que van a utilizarlo, y los contextos de trabajo donde habrán de operar desde un enfoque pedagógico…".

El estudiante que inicia servicio social, es un alumno que ha cursado cerca de siete semestres sus asignaturas en clases presenciales; esto implicaría una preparación propedéutica para que aprenda a usar el ambiente virtual de aprendizaje, las herramientas (foros y chats) desde una propuesta pedagógica y una visión empresarial. Se potenciarían nuevas formas de colaboración y cooperación, y se fomentaría el autoestudio y la autogestión, competencias básicas del entorno laboral.

También se tendrá que trabajar con los docentes para que puedan ser facilitadores de aprendizaje más que docentes tradicionales. Hay que recordar que la EaD está vinculada al estudio independiente y los involucrados podrán asumir "una conducta activa e independiente frente al aprendizaje en general" (Mena, 1987).

Realizar esta tarea implicará un cambio de actitud de los docentes, quienes están acostumbrados a dar clase de forma presencial, y exigirá una intensa capacitación en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) (no en todos los casos), administración del tiempo y utilización de aulas virtuales. Un educador, señala Kaplún, "… no será entonces sólo el de un transmisor de conocimientos, sino principalmente el de un facilitador de los procesos de aprendizaje personales y grupales. Para ello aportará, sin duda, información, pero lo hará a partir del conocimiento grupal y su problematización y de la confrontación permanente con el mundo, con la realidad material y social que lo rodea" (2006, p. 44).

Lo anterior tiene mucha relación con lo que se pretende alcanzar en un estudiante que realiza su servicio social. Aquí las TIC no sólo serán un medio, sino que serán utilizadas para compartir y construir conocimiento (lo vemos en las wikis, los blogs y los foros).

Fomentar la existencia de dos modalidades en el plan educativo de licenciatura podría ser así: presencial para las áreas básica, optativa y obligatoria; y a distancia en línea para el área sello, asignaturas, como se mencionó, que promueven en el estudiante el desarrollo humano, emprendedor y empresarial.

La existencia de ambas modalidades, como señala Mena (1987), puede elevar la calidad de la educación que se ofrece. Se generan aperturas y ventajas como la económica por la racionalización de recursos académicos, humanos, administrativos, materiales y de infraestructura; pueden descomprimirse las aulas con una mejor atención al alumno, aunque en este sentido la UVM se caracteriza por integrar grupos reducidos.

Por otro lado, habría que considerar lo que refiere Kaplún (2005): el elearning, más que un ahorro, sugiere un traslado de costos, de la institución al estudiante y, a veces, también a los docentes. Este autor argumenta que no suele ser una estrategia adecuada para disminuir costos (deja abierta la posibilidad a que no del todo sea así); retomamos algunos datos y damos nuestro punto de vista de acuerdo con nuestra experiencia:

  • Kaplún señala que la producción de materiales insume mucho más tiempo que la preparación de clases. Así es, pero estos materiales pueden impactar a un mayor número de estudiantes.
  • Agrega que, en general, no se puede abandonar la docencia. Lo que sucede es más bien que cambian los roles y las modalidades de trabajo docentes. Se agregan otras "etiquetas" para el docente: asesor, tutor, acompañante, facilitador, orientador, consejero, animador y formador (García, 2001).
  • "La infraestructura tecnológica es costosa y de rápida obsolescencia." Cierto, el costo de los servidores, la plataforma, los sistemas operativos y las cuentas de correo, todo genera un costo que sería un estudio de presupuestos, el cual puede ser recuperable en el caso de instituciones privadas a través de las colegiaturas; otra opción es trabajar con arrendamientos.
  • "Los espacios físicos no se ahorran completamente: pueden requerirse encuentros presenciales, aulas de acceso, salas de tutoría. Y algunos de esos espacios son más caros que las aulas tradicionales." De acuerdo, aunque se le puede dar al participante la sesión desde su casa o trabajo mediante videoconferencias en línea y externar sus dudas a través de un call center.
  • "Si se requieren encuentros presenciales, tampoco se ahorran todos los costos de traslados de docentes o alumnos." Aun así, es mínimo, comparado con un estudiante que tiene que desplazarse de lunes a viernes, y hay que destinar el espacio físico; en el caso de la EaD, la UVM podría planificar fechas estratégicas si es que se decide que sea un sistema semipresencial, aunque nuestra propuesta es que sea en línea y se realicen encuentros una vez al mes.

Las anteriores son propuestas frente a la negativa; sin embargo, en una institución de educación superior privada se pueden efectuar estudios presupuestarios, administrativos y académicos. Las colegiaturas apoyan un poco las iniciativas; la planta docente existe, los espacios físicos también; sólo habría que ampliar la infraestructura tecnológica.

Se propone, entonces, un sistema dual, presencial y a distancia en los últimos semestres, en el que los alumnos que prestan servicio social se enfrentan a la administración del tiempo. Kaplún asegura que las modalidades mixtas en EaD están creciendo y las TIC se incorporan a los escenarios tradicionales. En México, hay muchos ejemplos: los estudiantes pueden cursar algunas materias de su mapa curricular en línea y otras en forma presencial, como en el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Iberoamericana, la Universidad de la Comunicación y la Universidad La Salle.

Kaplún argumenta: "Esto sin duda puede producir impactos fuertes en las prácticas y los procesos educativos. Impactos que pueden ser positivos o negativos según el modo en que se realicen estos cambios: mayor personalización o despersonalización, mayor flexibilidad o rigidez, mayor o menor creatividad, interacción entre los actores" (2005, p. 29).

Somos optimistas y consideramos que los alumnos que comienzan a vincularse a las empresas cuando realizan el servicio social, podrían beneficiarse al introducirse a la EaD, en este caso en línea; podrían administrar su tiempo y, a su vez, este medio sería un espacio de intercambio por medio de las asignaturas propuestas. Como bien se ha establecido, el aprendiz aprende también a través de sus pares. Cuando el cambio de modalidad presencial a EaD se da satisfactoriamente:

… los docentes advierten que sus alumnos han alcanzado importantes resultados no sólo en lo relativo a los conocimientos académicos, sino también en lo relacionado a algunas actitudes, habilidades y destrezas vinculadas con la posibilidad de resolver problemas en forma autónoma, organizar su tiempo y realizar estudio independiente, todos los logros imprescindibles para la futura actividad profesional (Mena, 1987, p. 7).

Si analizamos estas habilidades y destrezas, sin duda son idóneas cuando el alumno se incorpora de lleno al campo laboral; las tendencias actuales desean crear en el educando habilidades y competencias para la vida; para aprender a hacer.

La idea no es suplir las asignaturas que cursan los alumnos de forma presencial, sino hacer una selección de éstas para que se impartan en línea; asignaturas que son teóricas, que pueden dar seguimiento a las experiencias que vayan adquiriendo los alumnos que realizan su servicio social. Se podría crear un sistema educativo dual o híbrido6 en los últimos semestres de la carrera.

La evaluación en los sistemas de educación a distancia es otro tema; será pertinente crear mecanismos para medir el impacto académico y social de los proyectos de servicio social en el que estén inmersos los estudiantes.

De acuerdo con Pastor, la intervención universitaria se potencia:

… cobra gran importancia el estudio de las relaciones sociales entre la educación superior y las nuevas estructuras tecnológicas que pueden potenciar la intervención universitaria en modalidades educativas que todavía resultaban marginales a finales del siglo pasado, y que en la actualidad, resultan opciones estratégicas como la educación a distancia (2005, p. 62).

Si bien es cierto que en la UVM algunas asignaturas se pueden tomar en línea, esta posibilidad sólo se limita a las licenciaturas ejecutivas por el perfil de la población (mayores de veinticuatro años que trabajan). No obstante, se puede potenciar su uso para otras opciones, como las que se proponen en este escrito.

Plataformas como Moodle han hecho posible, por ejemplo, a través del Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), la capacitación en estrategias didácticas para la enseñanza en competencias básicas informáticas a cerca de nueve mil docentes del Estado de México que están frente a grupo en educación básica. La vasta experiencia que ellos han acumulado en las aulas, hace diversa y enriquecedora su intervención en esta modalidad de estudios a distancia. Imaginemos qué podría hacerse con estudiantes que incursionan en el mundo laboral a través de su servicio social; el intercambio con otros estudiantes no sólo de su mismo campus, sino de toda la república, pues cursarían asignaturas relacionadas con el campo laboral. También los docentes serían diversos. Los alcances serían cuantiosos si consideramos que la UVM cuenta con 35 campi en México.

Los estudiantes ya no estarán limitados a recibir instrucción siempre del mismo profesor, sino que podrán tener acceso a profesores de cualquier estado o país en cualquier momento y en cualquier combinación, así como también acceder a recursos informativos desde cualquier estado o país en cualquier momento y en cualquier combinación.
También podrán tener acceso universal a un servicio de orientación y apoyo (UNESCO, 2002, p. 49).

Habría que cuidar que el intercambio de ideas en los ambientes virtuales de aprendizaje y en específico las experiencias derivadas del servicio social, no se den de forma aislada:

Si el aprendizaje es una construcción social, el trabajo grupal pasa a ser central. No es deseable entonces apuntar a procesos tanindividualizados que terminan por aislar a cada aprendiz de los demás. Éste ha sido un problema típico de muchos sistemas de educación programada y a distancia, que han hecho del estudiante solitario un ideal. Cada uno aprende a su propio ritmo […] y sin necesidad de interactuar con los demás (Kaplún, 2006, p. 53).

No hay que olvidar los objetivos que establece la ANUIES sobre el servicio social para el 2020:

… constituir una parte fundamental de la formación integral del estudiante, propiciando la comprensión de la función social del programa de estudios y la integración de su perfil académico, en beneficio tanto del desarrollo individual como del comunitario, considerando los siguientes objetivos:

  • Beneficiar en forma prioritaria, a través del servicio social, a los sectores más desprotegidos de la sociedad, apoyándose en el conocimiento científico y técnico existente en las instituciones de educación superior.
  • Fortalecer la formación integral de los prestadores de servicio social, reforzando actitudes solidarias con las comunidades.
  • Integrar el servicio social a los planes y programas de estudio de las diferentescarreras de la educación superior.
  • Fortalecer la articulación de las funciones sustantivas de las instituciones de educación superior a través del servicio social.

 

CONCLUSIONES

Se puede considerar la idea de crear un sistema dual o híbrido, presencial y a distancia, en los últimos semestres de las carreras, en los que la situación de los alumnos se ve afectada por la administración del tiempo con el inicio de su servicio social.

En la UVM, el servicio social sería una razón para fomentar el pilar aprender a emprender, que mucho tiene que ver con el acercamiento del alumno al ámbito laboral; para recabar experiencias, se propone la educación a distancia, en la que se da un acompañamiento más cercano del docente y se desarrollan competencias útiles para el ejercicio del futuro profesional. No se trata de saturar al alumno de actividades, sino acompañarlo en el proceso de vinculación con las empresas a través de ambientes virtuales de aprendizaje.

Estudios han confirmado que en EaD, los alumnos alcanzan importantes resultados no sólo en lo relativo a los conocimientos académicos, sino también en algunas actitudes, habilidades y destrezas, como la posibilidad de resolver problemas en forma autónoma, aprender a organizar su tiempo y desarrollar el estudio independiente.

La explosión del interés general en el aprendizaje a distancia se ha debido a dos factores principales: la creciente demanda de programas continuos de perfeccionamiento y capacitación, y los avances tecnológicos que han permitido ampliar el espectro temático de la enseñanza a distancia (UNESCO, 2002, p. 5).

La UVM podría comenzar con sus próximos egresados y darles asignaturas en línea cuando efectúen su servicio social, no sólo para orientarlos en sus prácticas profesionales, sino para que sigan actualizados en el uso de las TIC desde el punto de vista pedagógico y consideren la educación a distancia como su medio de actualización y perfeccionamiento de su profesión.

La Universidad tiene que reconocer, en esta población, que existe un alto potencial de estudiantes que próximamente se integrarán al campo laboral, y podrán considerar a su alma mater como principal fuente de educación continua. Hoy en día, no sólo basta una licenciatura; es imprescindible, de acuerdo con la demanda laboral, tener estudios de posgrado y estar en constante actualización y capacitación.

Finalmente, es importante crear un presupuesto para el rediseño de algunas asignaturas del área sello que promueven el desarrollo humano emprendedor y empresarial, para colocarlas en línea y que sean vinculantes al servicio social; ofrecer capacitación docente en EaD con el uso de Learning Managment Systems; diseñar módulos propedéuticos para inducir a los estudiantes en estas nuevas modalidades; y bosquejar instrumentos para que el servicio social sea medible a través de la interacción en el nuevo ambiente virtual de aprendizaje exclusivo para este fin. Si bien, la Universidad ya opera la educación en línea, sólo es cuestión de dirigir esos esfuerzos a otras áreas y necesidades.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior. Fecha de
consulta: 3 de noviembre de 2010.
http://www.anuies.mx/servicios/d_estrategicos/documentos_estrategicos/pnecs/40.html

García Aretio, Lorenzo (2001), La educación a distancia. De la teoría a la práctica, España: Ariel Educación.

Kaplún, Gabriel (2006), "¿Democratización electrónica o neoautoritarismo pedagógico?", Revista Digital de Economía Política de las Tecnologías de la Información y Comunicación, vol. VIII, núm. 3, septiembre-diciembre:
http://www.eptic.com.br

------ (2005), Aprender y enseñar en tiempos de Internet, Uruguay, Montevideo: CINTERFOR/OIT. Fecha de consulta: 17 de octubre de 2010.
http://www.cinterfor.org.uy/public/spanish/region/ampro/cinterfor/publ/kaplun/index.htm

Mena, Marta (1987), "La coexistencia institucional de las modalidades presencial y a distancia: ¿competencia o cooperación?", Temas y Propuestas, núm. 4, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires.

Pastor Angulo, Martín (2005), "Educación a distancia en el siglo XXI", Apertura, año/vol. 5, núm. 002, noviembre, Universidad de Guadalajara, pp. 60-75. Reglamentos de Servicio Social. Universidad del Valle de México. Fecha de consulta: 2 de noviembre de 2010.
http://www.uvmnet.edu/serviciosocial/pdf/REGLAMENTO_SERVICIO_SOCIAL.pdf

UNESCO (2002), Aprendizaje abierto y a distancia. Consideraciones sobre tendencias, políticas y estrategias, Montevideo, Uruguay: UNESCO/Ediciones Trilce.

 

NOTAS AL PIE

1 Ver http://www.anuies.mx/servicios/d_estrategicos/documentos_estrategicos/pnecs/index.html

2 Disponible en http://www.uvmnet.edu/serviciosocial/pdf/REGLAMENTO_SERVICIO_SOCIAL.pdf

3 Esta red tiene presencia en 21 países: Alemania, Chipre, España, Francia, Holanda, Suiza, Turquía, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Honduras, Panamá, Perú, China, Inglaterra, Malasia, Australia, Italia y México.

4 Ver http://www.uvmnet.edu/uvm_hoy/modelo.asp

5 Ver http://www.blackboard.com/

6 Martín Pastor se refiere a este término al exponer que convergirán los sistemas presenciales con modalidades alternativas como las tutoriales, semiescolarizadas y a distancia.

Métricas de artículo

Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Apertura vol. 9, núm. 2, octubre 2017 - marzo 2018, es una revista científica especializada en innovación educativa en ambientes virtuales que se publica de manera semestral por la Universidad de Guadalajara, a través de la Unidad Editorial del Sistema de Universidad Virtual. Oficinas en Lerdo de Tejada 2640, colonia Arcos Vallarta, C.P. 44130, Guadalajara, Jalisco, México. Tel.: 3268-8888 ext. 18775, www.udgvirtual.udg.mx/apertura, apertura@udgvirtual.udg.mx. Editor responsable: Alicia Zúñiga Llamas. Número de Reserva de Derechos al Uso Exclusivo del Título de la versión electrónica: 04-2009-080712102200-203, e-ISSN: 2007–1094; número de Reserva de Derechos al Uso Exclusivo del Título de la versión impresa: 04-2009-121512273300-102, ISSN: 1665–6180, otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Número de Licitud de Título: 13449 y número de Licitud de contenido: 11022 de la versión impresa, ambos otorgados por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Responsable de la última actualización de este número: José Mariano Isaac Castañeda Aldana, Lerdo de Tejada 2640, colonia Arcos Vallarta, C.P. 44130, Guadalajara, Jalisco. Fecha de última actualización: 28 de septiembre de 2017.